«Nuestro secreto es tener muchísima pasión y amor por la pizza»

Enrico Ascenzi llegó a Granada hace casi un año y le dieron la oportunidad de ser el pizzero de La Piccola. Vino cargado de pasión y de ganas de hacer la mejor pizza que se pudiera comer en Granada. El trabajo ha dado sus frutos: actualmente La Piccola es obsequiada con cientos de mensajes en redes sociales y en páginas especializadas que hablan sobre la magnífica calidad de los platos de Enrico y su equipo. 

Su pasión por la cocina en general y por la pizza en particular sigue intacta día tras día. La culpa la tiene su abuela, de la que aprendió cuando contaba tan sólo con 13 años. Después llegó la formación en la escuela de hostelería y más tarde el encuentro con el amor de su vida: la pizza. “Empecé a trabajar en una pizzería los fines de semana como cocinero, después tuve que sustituir al pizzero y me gustó muchísimo, me enamoré. Después comencé a hacer cursos sobre pizzas y descubrí todo lo que hay detrás, las técnicas de cocción, la química para entender la fermentación, la maduración de la masa, etc”, explica Enrico. 

Su formación y su experiencia han hecho que este maestro pizzero tenga un estilo propio que cautiva a todo aquel aficionado o fanático de la pizza que visita La Piccola. Como cuenta Enrico, “crecí en un pueblo entre Nápoles y Roma, y la pizza que se hace allí combina los estilos de las dos ciudades”. Esa mezcla es la que Enrico ha perfeccionado aquí en Granada, y a la que ha sumado muchas horas de formación, como la que ha tenido la oportunidad de recibir de la mano de Danilo Pagano, triple campeón del mundo de pizza acrobática y presidente de la Asociación italiana de Pizza Acrobática. Una formación de la que Enrico ha tomado buena nota y de la que se verán resultados muy pronto: “Ha sido muy importante, próximamente pondremos en marcha todas las acrobacias que hemos aprendido a hacer mientras hacemos la masa de la pizza, y también ahora sabemos abrir la masa más rápido, además de dar espectáculo a los clientes”, cuenta el maestro pizzero. 

Danielo Pagano entrega el diploma a Enrico Ascenzi

 

“Vamos a incluir algunas recetas nuevas e innovadoras e incorporaremos platos clásicos a nuestra carta” 

Además de lo puramente visual, Enrico también anticipa algunos cambios que habrá en la carta de La Piccola: “Vamos a incluir algunas recetas nuevas e innovadoras, estamos trabajando en eso. Además, incorporaremos platos más clásicos como lasaña o albóndigas”. Todo esto, sin descuidar el trabajo que se viene haciendo en La Piccola. El maestro pizzero de este restaurante promete que seguirá poniendo la misma “pasión y amor” con los que trabaja desde llegó a Granada

Porque más allá de cuidar la masa y abrirla, confiesa que le encanta cuidar la parte estética, la presentación, cómo la recibe el cliente. De hecho, Enrico hace pizzas con forma de estrella, de corazón o con ingredientes poco convencionales como tiramisú y nata montada, manteniendo siempre la calidad mientras innova con nuevas formas y sabores. Confiesa el maestro pizzero que hubo un tiempo en que temía poner según qué ingrediente, pero a día de hoy asegura que su secreto es cocinar según la línea tradicional pero haciendo una revisión continua. 

Porque en lo tradicional y en Granada ha encontrado Enrico Ascenzi muchas respuestas. Su comida preferida de aquí, por ejemplo: los churros, algo que asegura no existe en Italia. Además, en la ciudad ha encontrado “personas muy abiertas, además del clima, la historia…” y por supuesto le han dado la oportunidad de trabajar en La Piccola, un trocito de Italia en Granada en el que poner todos los días pasión, trabajo y un amor infinito por la pizza. 

 

Comments are closed here.